El Reglamento

Cuando llega un juego nuevo a nuestras manos, normalmente tenemos el “hype” por las nubes y nuestro cenit llega justo en el momento de quitar el precinto de plástico, abrir la caja, olerla… ¡Si olerla! Es como una droga, ese olor a nuevo, a cartón prensado, a madera… bueno, menos cuando abres el Stone Age con el “famoso” cubilete de cuero que apesta, y aún sigue apestando pese dejarlo fuera de la caja semanas.

Los más metódicos destroquelan, clasifican, ordenan e incluso enfundan las cartas que vengan con el juego. Repasan que no falte de nada, echando una ojeada rápida al contenido del juego. Si el juego lleva minis, el tiempo se alarga admirando una por una cada figurita, tratada como si fuera una virgen a la que se le debe devoción infinita.

Sobretodo que no tengan defectos por pequeños que sean, lo mismo con la calidad de cartas e ilustraciones de tableros. Si se diera el caso, ello provocará un estado de indignación proporcional al “hype” que nos creó el juego, que acabará expresado de forma rabiosa y visceral en cualquiera de los foros jueguiles, provocando acalorados debates sobre esta y otra editorial y lo mal que lo hacen unos y otros.

Sigo pensando, que deberían abrir secciones exclusivas en los foros para estos casos, así la gente ya sabe a qué atenerse al entrar en la sección.

Justo después de toda esa liturgia, llega el momento más importante, la lectura del Reglamento.

Como deberían ser los reglamentos de los juegos, para que todo se nos quede bien claro a medida que vayamos jugando es lo que voy a intentar desglosar.

¿Qué tipo de reglamento nos encontramos?

Hay reglamentos que nos van metiendo en la historia y el juego a medida que jugamos, que son más inmersivos (Sherlock Holmes: Detective asesor) y otros que simplemente nos indican a que jugamos y como jugamos para conseguir la victoria.

Capítulo aparte la presentación del reglamento, que dependiendo del juego y la caja del mismo, suelen venir en formato desplegable, que para juegos “fillers” o pequeños son muy comunes, aunque su lectura es un poco incomoda. Hay libretos pequeños que suelen dar problemas de vista (Total Rumble) ya que abundan las letras e ilustraciones muy comprimidas. Y los que más abundan son los llamados libros de reglas (que son mis favoritos), que aunque vienen en diferentes formatos y grosores (rectangulares o cuadrados) suelen ser agradables y cómodos en su lectura.

Introducción.

Para meternos en la temática del juego, la historia y el devenir de la partida, una buena introducción siempre es necesaria. Indispensable en los juegos basados en el seguimiento de una historia o cuento (Mice & Mystics). O en juegos cuya temática es clave para el desarrollo de la partida (Arkham Horror). Los llamados Eurogames suelen utilizar temáticas acopladas a una mecánica de juego, pero hay casos que las temáticas pueden ser la base del juego (Through the ages, K2, Soccer city, etc…).

Objetivo.

Es importante que nos detallen cual es el objetivo del juego e incluso muchos agradecen que en esta parte indiquen como se acaba el juego en sus múltiples posibilidades. Ya que muchos no pueden con su impaciencia, necesitan de saber del final antes que saber por dónde se empieza.

Contenido.

La mayoría de juegos acostumbran a hacer un listado generalizado sobre el contenido y los  componentes que incluye el juego. Muchas veces eso sabe a poco, sobre todo en los juegos más complejos, y la verdad que ayuda mucho dedicar unas ilustraciones donde podemos ir ya memorizando las cartas con su trasera, los dados, fichas, etc… Robinson Crusoe es un buen ejemplo de cómo debería presentarse el contenido.crusoe.jpg

Disposición del juego.

Hay juegos que simplemente nos narran como se deben distribuir los componentes y donde se sitúan cada grupo de cartas en el tablero o fuera de él. A mí particularmente me gusta el estilo alemán que se ha impuesto mucho en la mayoría de juegos. Este estilo nos muestra una gran ilustración y en ella nos indican paso a paso y ordenadamente como ir colocando los componentes e incluso en algunos casos nos adelantan su función en el juego (Pandemia).

Facilita la memorización de cartas y componentes del juego y hace que el “setup” sea más rápido y asimilable por todos los jugadores, reduciendo las explicaciones posteriores de las utilidades de los componentes.

Algunos juegos (Colt Express, Potion Explosion, Camel Cup, etc…) necesitan un pequeño tiempo antes de realmente salir a la mesa, ya que antes de poder montar un “setup” se deben montar diferentes formas que componen o un tren, un dispensador, un lanza dados, etc… afortunadamente suelen venir con instrucciones tipo IKEA aparte, bien ilustradas y explicadas.

Quien es el jugador inicial.

El más feo, el que tiene más cara de monstruo, el más joven, el más viejo, el que se comió una paella hace poco, el que saque el número de dado más alto, el último que se haya enamorado, y un larguísimo etc… La variedad es inmensa. Lo único importante es que el juego este lo suficientemente compensado, para que no sea clave en la partida.

Orden, turnos.

Distribuidos por fases, rondas, turnos o incluso etapas. El orden de juego de la partida es vital, ya que de ello depende que la partida sea creíble, caso de los cooperativos, y también sea realmente satisfactoria y competitiva sea cual sea la complejidad del juego.

Puedes o debes, ¿cuando?.

Es el pan de cada juego, que nos deba aclarar bien los conceptos de las acciones en nuestro turno o fuera de él.rules (1)

Cuántas veces hemos leído “Debes hacer esto durante tu turno” y “puedes hacer esto otro durante tu turno”, sin aclararnos si puedo antes del debo o viceversa, o incluso hacer las dos cosas a la vez. Tan importante como el poder o el deber es el cuándo. Muchas veces en las reglas hay lagunas no nos dejan bien claro los tiempos del turno, ya que nos enredan haciéndonos creer que tal acción es correcta, cuando si lo analizamos detenidamente leyendo otras partes del reglamento, vemos que no nos encaja esa norma. Todo esto sería más simple si se reforzaran los aspectos más dudosos del juego con ejemplos e ilustraciones. Esas dudas bloquean las partidas, hasta el punto de casi renunciar a la inmersión en ella, gracias al ya famoso “Da igual, no pasa nada seguimos así”.

¿Cuantas veces nos han corregido la manera de jugar e interpretar alguna que otra regla?

Final de la partida.

Cada vez ocurre menos que no se acaben las partidas siguiendo el orden hasta que todos hayan jugado las mismas rondas, ya que se suele recalcar bastante e incluso se suele usar una ficha de jugador inicial para ello. Es verdad que hay juegos que eso lo obvian por que suelen estar muy compensados y el final no tiene continuidad posible, pero en algunos juegos se olvidaron del detallito, ¡Con lo que mola hacer un combo final!.

Errores comunes de reglamentos.

Tener que pasarse reglas con el resumen de acciones o efectos de distintas cartas, cuando menos resulta un poco engorroso y hace poco previsoras las posibles acciones/efectos. En muchos juegos incorporan la tableta u hoja de ayuda para cada jugador, que aligera las partidas.

Hay juegos que a veces para compensarlo suelen pasar acciones porque sí. Sin razón lógica, ni explicación, estabas medio muerto y de repente pues no! ¡Magia!. O también un personaje puede viajar por que sí, de un sitio a otro sin aparente lógica en el desarrollo de la partida y con las reglas del juego. Cosas así, hacen que uno dude del propio juego y pierde la fe en el mismo.

Omisión de las distintas opciones y posibilidades del juego, “¿qué se hace si pasa esto? ¿Ahora qué hacemos?” No haberlo previsto, ni testeado suficiente o simplemente omitir esa posibilidad por remota, puede llevar a otro desengaño jueguil.

Por último y a modo de castigo, son imperdonables las erratas de maquetación y traducción del reglamento. Muchas veces se excusan con la imprenta, otras ni se excusan, pero a veces hay errores tan imperdonables, como mostrar la loseta inicial errónea (Robinson Crusoe) que hacen que uno se vuelva loco interpretando el reglamento.

Lo que nunca nos evitará ni el mejor video tutorial, es tener que darle un buen repaso al reglamento.

reglamento-interno-150x150.jpg

2 comentarios en “El Reglamento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s